El buscador


elbuscador_reikiEn ciertos momentos de la vida, cuando todo nuestro alrededor se derrumba, cuando no hay suelo donde pisar, puede que en un momento precioso, en un pequeño instante, un rayo nos ilumine y aparezca la necesidad de buscar ese “algo” que pueda conceder sentido a la existencia. Entonces nos podemos convertir en

—buscadores de la verdad—.

Uno no elige ser un buscador. Se dispara el mecanismo de la búsqueda y uno es como un sabueso en pos de la otra Realidad. Uno necesita darle un propósito a la vida, hallar un sentido más allá del sin-sentido, evolucionar conscientemente y humanizarse.

 Primera etapa: La Búsqueda

En estos primeros pasos, el Buscador se sumergirá en lecturas de libros, artículos y, ante las dudas que le irán surgiendo, comenzará a buscar ayuda exterior. Comienzan las primeras asistencias a talleres, charlas,….. El buscador se encontrará con un amplio abanico de sistemas de creencias y un amplio mercado de “Nueva Era” todos ellos se cruzan delante de sus ojos y le llegan de todas las partes intentando cumplir sus expectativas.

Con esta primera etapa surgirán también los riesgos que conlleva el convertirse en un “Buscador”. Pero, ¿cómo es posible que, en el proceso de búsqueda de lo superior, de la verdad, puedan existir riesgos? Los hay, y es perderse en la propia búsqueda.

Riesgos de esta primera etapa

El buscadorEl buscador comienza a caminar a explorar. No es consciente de que el camino está lleno de senderos y se puede perder fácilmente en ellos, sobre todo si busca atajos, soluciones fáciles que no le causen dolor y tiene urgencia por respuestas rápidas y fáciles, —que cumplan sus expectativas—.

Durante un tiempo el camino escogido puede saciar su sed ligeramente. Por unos momentos puede experimentar euforia aunque, tarde o temprano, está euforia remite y aparecen nuevos problemas. En ese momento comienza su periplo: Una nueva técnica, un nuevo taller, una nueva conferencia, más libros, más talleres, más conferencias, más maestros, más…nuevos senderos. Y así, una y otra vez, perdiéndose en su propia búsqueda,

Lo que en un principio fue un estímulo, termina convertido en una máscara más, Eso sí, a cambio se ha convertido en toda una personalidad “instruida” como lo prueba,  toda una pared abigarrada de libros y otra de certificados de asistencia a un montón de cursos, talleres y seminarios, que lo único que hacen es engordar, su sobrealimentado ego .

Al final, lo que sucede es que olvida aquel rayo de luz que un día lo puso en el camino del autoconocimiento.

El buscador debería considerar que no hay soluciones mágicas, tiene que permanecer en constante vigilancia, un continuo darse cuenta de lo que está ocurriendo dentro de sí mismo. Cuando esto se cumple está preparado para el siguiente  paso: El compromiso.

Sagrario Miranda

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reiki y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.